Historia de los peinados femeninos

By 29 agosto, 2018Salud Capilar

La procedencia original del concepto “peinado” se deriva del verbo francés “friser”, que significa “rizar”, pero también “poner en orden el cabello”. La designación profesional “friseur” se utilizó en Francia sólo raramente, y hoy en día casi no se usa. Las palabras “Coiffeur” o “Coiffeurin”, usadas en Alemania, están en línea con la raíz francesa. Antiguas expresiones alemanas para designar la profesión eran “Frisierer”, “Haarschneider”(peluquero) o “Barbier”(barbero). El término “Friseur”(peluquero) entró en el uso de la lengua alemana hacia finales del siglo XVII con su significado familiar. Como consecuencia de la emancipación femenina, se estableción la denominación “Friseurin”(peluquera). Debido al aumento creciente de anglicismos en la lengua alemana, en el futuro de ocupará de nuestros peinados el “Haarstylist”, es decir, el estilista del pelo.

Los peluqueros son buenos consejeros, ya que no se orientan únicamente por la moda del momento y las últimas tendencias, sino que tienen en cuanta la individualidad del cliente para aconsejarle. La persona necesita un peinado que ponga en evidencia su personalidad y, de esta manera, le aporte equilibrio. Para que el peinado corresponda a su tipo, no debería depender de la moda sino más bien establecerse de acuerdo con su rostro, porque es en él donde se exterioriza la personalidad, el ser del cliente.

<